The Works of Edgar Allan Poe — Volume 2

By Edgar Allan Poe

Page 5

our case, we were obliged to
proceed without noise."

"But you could not have removed--you could not have taken to pieces all
articles of furniture in which it would have been possible to make a
deposit in the manner you mention. A letter may be compressed into
a thin spiral roll, not differing much in shape or bulk from a large
knitting-needle, and in this form it might be inserted into the rung of
a chair, for example. You did not take to pieces all the chairs?"

"Certainly not; but we did better--we examined the rungs of every
chair in the hotel, and, indeed the jointings of every description of
furniture, by the aid of a most powerful microscope. Had there been
any traces of recent disturbance we should not have failed to detect it
instantly. A single grain of gimlet-dust, for example, would have been
as obvious as an apple. Any disorder in the glueing--any unusual gaping
in the joints--would have sufficed to insure detection."

"I presume you looked to the mirrors, between the boards and the plates,
and you probed the beds and the bed-clothes, as well as the curtains and
carpets."

"That of course; and when we had absolutely completed every particle of
the furniture in this way, then we examined the house itself. We divided
its entire surface into compartments, which we numbered, so that
none might be missed; then we scrutinized each individual square inch
throughout the premises, including the two houses immediately adjoining,
with the microscope, as before."

"The two houses adjoining!" I exclaimed; "you must have had a great deal
of trouble."

"We had; but the reward offered is prodigious!"

"You include the grounds about the houses?"

"All the grounds are paved with brick. They gave us comparatively
little trouble. We examined the moss between the bricks, and found it
undisturbed."

"You looked among D--'s papers, of course, and into the books of the
library?"

"Certainly; we opened every package and parcel; we not only opened
every book, but we turned over every leaf in each volume, not contenting
ourselves with a mere shake, according to the fashion of some of our
police officers. We also measured the thickness of every book-cover,
with the most accurate admeasurement, and applied to each the most
jealous scrutiny of the microscope. Had any of the bindings been
recently meddled with, it would have been utterly impossible that the
fact should have escaped observation. Some five or six volumes, just
from the hands of the binder, we carefully probed, longitudinally, with
the needles."

"You explored the floors beneath the carpets?"

"Beyond doubt. We removed every carpet, and examined the boards with

Last Page Next Page

Text Comparison with Cuentos Clásicos del Norte, Primera Serie

Page 8
Muchas veces Poe consiguió su objeto provocando emociones en forma romántica y retórica; pero con frecuencia lo obtuvo también por medio de la manifestación austera de verdades lógicas o científicas.
Page 18
Quedaos aquí esta noche y enviaré a Júpiter a buscarlo al amanecer.
Page 23
¡Júpiter, tráeme el escarabajo! --¡Qué! ¿La cucaracha, patrón? No quío buscale camorra a ese bicho; mejó que uté mimo lo agarre.
Page 25
¿Pá qué he de subir la cucaracha arriba del árbol? ¡Demonio si la llevo! --Si tienes miedo, Júpiter, un negro grandazo y viejo como eres, de coger a este pequeño animalito inofensivo, llévalo por el cordón; pero si no lo subes contigo en alguna forma, me veré obligado a romperte la cabeza con esta azada.
Page 32
No había una sola partícula de plata.
Page 33
Los engastes, que encontramos entre otras piezas de oro aparecían desfigurados a martillazos como para evitar su identificación.
Page 34
La imaginación lucha por establecer alguna relación, alguna sucesión de causa y efecto; y en la incapacidad de realizarlo sufre una especie de parálisis temporal.
Page 55
como alado perfume escapó.
Page 57
Después de algunos días de amargo pesar, presentóse un cambio notable en los síntomas del desorden mental que afligía a mi amigo.
Page 82
Cuando las miradas del príncipe Próspero cayeron sobre este atroz fantasma, que con lento y solemne movimiento, como para caracterizar mejor su papel, discurría acá y allá entre los concurrentes, viósele convulso en el primer momento con un fuerte estremecimiento de terror o de repulsión; pero inmediatamente su faz enrojeció a impulsos de la rabia.
Page 97
Comprendió varias palabras.
Page 98
Descubrióse una gran contusión en la cavidad del estómago, debida aparentemente a la presión de una rodilla.
Page 106
Es probable que la policía haya examinado como yo la espalda de la casa; pero de ser así, no advirtió la gran anchura de las persianas, o no le prestó por lo menos la debida consideración.
Page 109
--En cierto modo,--replicó,--vuestra idea no está desprovista de razón.
Page 115
Por último, se apoderó primero del cuerpo de la hija y lo embutió en la chimenea en la forma en que fué encontrado; y luego, del de la vieja señora arrojándolo inmediatamente por la ventana.
Page 118
¿Quién no se ha sorprendido cien veces cometiendo alguna acción vil y torpe por la sola razón de que _no debería_ hacerlo? ¿No existe acaso en nosotros, cierta perpetua inclinación a violar la _Ley_, contra todo el torrente de nuestro buen criterio, y sólo porque comprendemos que tiene razón de ser? El espíritu de perversidad, decía, vino a poner el colmo a mi depravación.
Page 125
Menos de un día fué necesario para cambiar en blancos estos cabellos que eran negros como el azabache, para debilitar mis miembros y aflojar mis nervios hasta el punto de que tiemblo al menor esfuerzo y me asusto de una sombra.
Page 131
Eran justamente las siete, _por mi reloj_, cuando levamos ancla para regresar, contando con atravesar la peor.
Page 133
Alrededor, en todas direcciones, estaba todavía tan negro como la pez, pero casi sobre nuestras cabezas se abrió de repente una grieta circular de firmamento claro, tan claro como nunca lo había contemplado antes, y de brillante azul profundo, a través del cual aparecía la luna llena con un resplandor que jamás le había conocido.
Page 137
"Mirando en derredor sobre la vasta amplitud del líquido color de ébano que nos sostenía, pude notar que nuestro barco no era el único objeto que flotaba en el ámbito del torbellino.