La Falo de Uŝero-Domo

By Edgar Allan Poe

Page 6

stato.
Katenis lin kelkaj supersticxaj efektoj rilate al la domo kiun li
enlogxis kaj kiun, jam de multaj jaroj, li neniam eliris--pro influo
kies supozita potenco li priskribis al mi en terminoj tro malklaraj
por ke mi ilin ripetu cxi-tie--influo efektivigita sur lian
spiriton, rezulte de longa suferado, li diris, far kelkaj strangajxoj
de la nuraj formo kaj substanco de lia familia domego--efekto
kiun la _fizika_ aspekto de la grizaj muroj kaj turetoj, kaj de la
malklara lageto kiun enrigardis tiuj cxiuj, trudis finfine al la
_spirito_ de lia ekzisto.

Li agnoskis tamen, kvankam hezite, ke granda parto de la stranga
malgxojo kiu lin tiel torturis devenis sendube de pli natura
kaj ege pli palpebla fonto--de la severa kaj longe dauxranta
malsano--efektive de la versxajne okazonta dissigxo--de tenere
amata fratino--lia sola kunestanto dum longaj jaroj--lia lasta
kaj sola parenco en la mondo. "Sxia forpaso," li diris, kun amareco
kiun neniam mi forgesos, "lin postlasos (lin la senesperan kaj la
malfortan) la lasta de la antikva Usxero-gento." Dum li parolis,
Damo Madelino (cxar tiel sxi nomigxis) trapasis malrapide foran
parton de la cxambro kaj, sen konscii pri mia cxeesto, malaperis. Mi
rigardis sxin kun nepra surprizo kunmiksita kun timego--tamen mi
malsukcesis ekspliki tiajn sentojn. Sensaco de stuporo ekpremis min
dum mia rigardo postsekvis sxiajn forirantajn pasxojn. Kiam iu pordo
fermigxis finfine post sxi, mia rigardo sercxis instinkte kaj avide
la vizagxon de la frato--sed li kasxintis gxin en la manoj kaj mi
rimarkis nur tion ke pli ol kutima paleco sternigxis sur la marasmaj
fingroj tra kiuj gutetis multaj pasiaj larmoj.

La malsano de Damo Madelino jam longan tempon rezistis la lertecon
de sxiaj kuracistoj. Konstanta apatio, iompostioma forvelkado
de la persono, kaj oftaj kvankam efemeraj tendencoj de parte
katalepsia karaktero estis la malkutima diagnozo. Gxis nun sxi
kontrauxstaris senmanke la premon de sia malsano kaj malkonsentis
finfine sin enlitigi; sed dum la vespero de mia alveno cxe la domo,
sxi cedis (kiel sxia frato min informis en la nokto kun nedirebla
maltrankvilego) al la sterna potenco de la detruanto; kaj mi eksciis
ke la ekvido gxuita de mi pri sxia persono estos sendube la lasta
kiun mi gxuos--ke la damon, almenaux en viva stato, mi ne plu vidos.

Dum pluraj sekvintaj tagoj sxian nomon menciis nek Usxero nek mi;
kaj dum tiu periodo mi min okupis pri seriozaj klopodoj mildigi
la melankolion de mia amiko. Ni kunpentris kaj kunlegis; aux mi
auxskultis, kvazaux en songxo, la sovagxajn improvizadojn de lia
parolanta gitaro. Kaj tial, dum pli kaj pli intima proksimeco
kondukis min pli kaj pli senrezerve en la kasxejojn de lia spirito,
des pli amare mi konsciis la senutilon de cxiu klopodo felicxigi
menson

Last Page Next Page

Text Comparison with Poemas

Page 0
¡Ave: Good morning! Yo sé, divino icono, ¡oh, magna estatua!, que tu solo nombre, el de la excelsa beldad que encarnas, ha hecho brotar.
Page 1
¡Cuán distinta de la voz de París, cuando uno cree escucharla, al acercarse, halagadora como una canción de amor, de poesía y de juventud! Sobre el suelo de Manhattan parece que va a verse surgir de pronto un colosal Tío Samuel, que llama a los pueblos todos a un inaudito remate, y que el martillo del rematador cae sobre cúpulas y techumbres produciendo un ensordecedor trueno metálico.
Page 2
Ha conseguido establecer el imperio de la materia desde su estado misterioso con Edison, hasta la apoteosis del puerco, en esa abrumadora ciudad de Chicago.
Page 4
Cinco siglos después, un descendiente del provocativo Arnoldo, glorificará a su raza, erigiendo sobre el rico pedestal de la lengua inglesa, y en un nuevo mundo, el palacio de oro de sus rimas.
Page 5
.
Page 8
En él la ecuación dominaba a la creencia, y aun en lo referente a Dios y sus tributos, pensaba con Spinosa que las cosas invisibles y todo lo que es objeto del entendimiento no puede percibirse de otro modo que por los ojos de la demostración; olvidando la profunda afirmación filosófica: _Intelectus noster sic ¿de habet? ad prima entium quæ sunt manifestissima in natura, sicut oculus vespertillionis ad solem.
Page 9
Yo era un niño y _ella_ era una niña en ese reino más allá de la mar; pero Annabel Lee y yo nos amábamos con un amor que era más que el amor; un amor tan poderoso que los serafines del cielo nos envidiaban, a ella y a mí.
Page 10
Pero vos fuisteis la madre de aquella que quise tan tiernamente, y por eso mismo me sois más querida que la madre que conocí, más querida que todo, lo mismo que mi mujer era más amada por mi alma que lo que esta misma amaba su propia vida.
Page 11
.
Page 12
Una onda, un movimiento se ha producido, allá abajo.
Page 13
Pero habló.
Page 14
1845.
Page 16
AL RÍO ¡Bello río! en tu clara y brillante onda de cristal, agua vagabunda, eres un emblema del esplendor de la belleza, un emblema del corazón que no se esconde ahora, un emblema de la alegre fantasía de arte en casa de la hija del viejo Alberto.
Page 17
Aunque serena, la noche fruncirá su ceño, y las estrellas, de lo alto de sus tronos celestes, no bajarán más sus miradas con un resplandor parecido al de la esperanza que se concede a los mortales; pero sus órbitas rojas, desprovistas de todo rayo, serán para tu corazón marchito como una quemadura, como una fiebre que querrá unirse a ti para siempre.
Page 19
.
Page 20
Bajo cielos escarlatas se extiende inflamado manto, el espanto en tanto crece, y sigue la campana de su rebato el clamor.
Page 23
III Orillas de esos lagos que reflejan siempre un Cielo fatídico y huraño cerca de aquellos bosques gigantescos, enfrente de esos negros océanos, al pie de aquellos montes formidables, de esas cavernas en los hondos antros, vense a veces fantasmas silenciosos que pasan a lo lejos sollozando, fúnebres y dolientes.
Page 25
.
Page 26
Esto y más--sobre cojines reclinado--con anhelo me empeñaba en descifrar, sobre el rojo terciopelo do imprimía viva huella luminoso mi fanal-- terciopelo cuya púrpura ¡ay! jamás volverá ella a oprimir--¡Ah! ¡Nunca más! Pareciome el aire entonces, por incógnito incensario que un querube columpiase de mi alcoba en el santuario, perfumado--«Miserable sér--me dije--Dios te ha oído y por medio angelical, tregua, tregua y el olvido del recuerdo de Leonora te ha venido hoy a brindar: ¡bebe! bebe ese nepente, y así todo olvida ahora.
Page 27
dime, dime, te lo imploro: ¿Llegaré jamás a hallar algún bálsamo o consuelo para el mal que triste lloro?» Dijo el cuervo: «¡Nunca más!» «Oh, profeta--dije--o diablo--Por ese ancho combo velo de zafir que nos cobija, por el mismo Dios del Cielo a quien ambos adoramos, dile a esta alma adolorida, presa infausta del pesar, si jamás en otra vida la doncella arrobadora a mi seno he de estrechar, la alma virgen a quien llaman los arcángeles Leonora!» Dijo el cuervo: «¡Nunca más!» «Esa voz, oh, cuervo, sea la señal de la partida, grité alzándome:--¡Retorna, vuelve a tu hórrida guarida, la plutónica ribera de la noche y de la bruma!.