Cuentos Clásicos del Norte, Primera Serie

By Edgar Allan Poe

Page 35

lugar estudié la forma en
que el pergamino había llegado a mi poder. El sitio en que descubrí el
escarabajo era en la costa del continente, aproximadamente a una milla
al este de la isla y a muy corta distancia de la señal de la marea alta.
Al cogerlo sentí una aguda picadura que me obligó a dejarlo caer.
Júpiter, con su prudencia habitual, antes de cazar al insecto que había
volado en su dirección, buscó una hoja o algo por este estilo que le
permitiera cogerlo con seguridad. En aquel momento sus miradas y las
mías cayeron sobre el pedazo de pergamino que entonces creí papel.
Estaba medio enterrado en la arena, con una esquina saliente. Cerca del
paraje donde lo encontramos observé los despojos del casco de algo que
parecía haber sido la falúa de algún barco. Los restos del naufragio
demostraban hallarse en aquel sitio por mucho tiempo, pues apenas podía
descubrirse su semejanza con el maderamen de los buques.

Bien; Júpiter recogió el pergamino, envolvió al insecto dentro y me lo
pasó. Poco después, regresando a casa, encontramos al teniente G----. Le
mostré el escarabajo, y él me suplicó dejárselo para llevarlo al fuerte.
Obtenido mi consentimiento, lo metió en el bolsillo de su chaleco sin el
pergamino en que había estado envuelto, el cual conservé yo en las manos
durante su inspección. Quizá si temió que cambiara yo de idea y prefirió
apoderarse del insecto inmediatamente; sabéis bien cuan entusiasta es
por todo lo que se refiere a la historia natural. Al mismo tiempo, debo
haber depositado yo inconscientemente el pergamino en mi faltriquera.

Recordaréis que cuando me dirigí a la mesa con el propósito de hacer el
esbozo del insecto, no encontré papel en el sitio donde lo guardo
generalmente. Miré en el cajón y tampoco lo había. Busqué en mis
bolsillos esperando encontrar alguna carta inútil, y mi mano tropezó con
el pergamino. Detallo con tanta minuciosidad la manera precisa en que
este documento llegó a mi poder, porque aquellas circunstancias me
impresionaron con fuerza singular.

Indudablemente me creeréis fantástico, pero ya había establecido yo una
especie de _conexión_. Había unido dos eslabones de una gran cadena. Un
barco había naufragado en una costa, y no lejos del barco había un
pergamino, _no un papel_, con el dibujo de una calavera. Preguntaréis,
por supuesto, que dónde existe la conexión. Respondo que el cráneo o
calavera es el emblema muy conocido de los piratas. En todas sus
escaramuzas enarbolan una bandera que ostenta una calavera.

He dicho que la hoja era pergamino y no papel. El pergamino es durable,
casi indestructible. Asuntos

Last Page Next Page

Text Comparison with La Murdoj de Kadavrejo-Strato

Page 0
net KLASIKAJ USONAJ NOVELOJ EDGAR ALLAN POE (1809-1849) LA MURDOJ DE KADAVREJO-STRATO Esperantigis EDWIN GROBE 1998 Eldonejo-Arizona-Stelo 1620 North Sunset Drive Tempe, Arizona 85281-1550 Usono Edgar Allan Poe "LA MURDOJ DE KADAVREJO-STRATO" Unua Eldono, Auxgusto, 1998 .
Page 2
Povas esti ke la plej bona sxakludanto de la tuta Kristanlandaro estas nur la plej bona sxakludanto.
Page 3
.
Page 5
Vi surpasxis unu el la malfiksaj sxtonoj, stumbletis, iom.
Page 7
En tiu momento la krioj jam cxesis sed, dum la vizitantaro suprenrapidigxis laux la unua sxtuparo, du krudaj vocxoj, aux ecx pli, auxdigxis kolere disputante versxajne en la supera nivelo de la domo.
Page 8
Sed malkutima kvanto da fulgo trovigxis en la fajrejo pro kio oni kontrolis la kamentubon kaj el gxi fortrenis (horora rakontendajxo!) la kadavron de la filino, renversitan kaj suprensxovitan ioman distancon en la mallargxan malfermajxon.
Page 9
Auxdis najbarojn diri ke S-rino L.
Page 11
Ili dauxris plurajn minutojn--eble dek.
Page 12
Estas Anglo.
Page 13
La pordo malfermigxis tre malfacile.
Page 14
Ne eblis diri kiel la vundoj kauxzigxis.
Page 18
Tio forigas cxiun dubon pri la demando cxu la multagxulino unue mortigis la filinon, tiam poste sin mortigis.
Page 20
Unu el ili entute videblas cxar gxin obstrukcas neniaj mebloj.
Page 21
risorton kiu, konforme al mia supozo, havis entute la saman karakteron kiel sia najbarajxo.
Page 22
Mia tuja celo estas vin konvinki apudigi tiun _ege malkutiman_ agadon kiun mi jxus priparolis kaj tiun _ege strangan_ stridan (aux rauxkan) kaj _malkonstantan_ vocxon pri kies landodeveno nenia homparo kunkonsentis kaj en kies eldirado nenia silabado rekoneblis.
Page 23
Ordinaraj murdistoj ne utiligas tian murdorimedon.
Page 25
Eblas--efektive, ege pli ol eblas--ke tute senkulpe li ne partoprenis en la sanga evento kiu okazis.
Page 26
" "Se nun, malgraux cxio, mi eraras en miaj induktoj pri tiu rubando, tio estas, ke la Franco estas maristo dejxoranta sur Malta sxipo, mi nenion difektis dirante tion en la reklamo.
Page 29
Cxio kion li povis fari estis klinigxi maldekstren por iom ekvidi la internon de la cxambro.
Page 30
Dum la simio alproksimigxis la fenestroklapon kun sia mutilita sxargxo, la maristo kauxris sxokite sur la sucxilo kaj malsuprenglitante (ne grimpante) laux gxia longo, revenis haste hejmen, timegante la sekvojn de la bucxado kaj gxoje rezignante, en sia teruro, cxiun zorgon pri la sorto de la orangutano.