Cuentos Clásicos del Norte, Primera Serie

By Edgar Allan Poe

Page 21

una pizarra con lo número má raros que se ha vito. Le
digo a uté que me asuta en veces. Necesito mucho ojo con sus cosas.
L'otro día se m'escapó a la madrugá y se jué todo el bendito día. Tuve
preparao un garrote pá dale una güena soba cuando volviese; pero soy tan
zonzo que no tuve alma dempués de tó.... Parecía tan despeao que me dió
lástima.

--¡Eh? ¡Cómo? ¡Ah, sí! Bien, teniendo todo en cuenta, creo que es mejor
que no seas muy severo con el pobre. No lo disciplines, Júpiter; no me
parece que está en condiciones de resistirlo. Pero ¿no puedes imaginar
qué es lo que ha producido su enfermedad, o mejor dicho, este cambio en
sus maneras? ¿Ha sucedido algo desagradable después que no nos hemos
visto?

--No, patrón, no ha sucedido ná dende entonce. Me paece que jué antes...
jué el mimo día que uté etuvo.

--¡Cómo! ¿qué quieres decir?

--Güeno, patrón, yo digo que jué la cucaracha... ¡eso!

--¿El qué?

--La cucaracha. Seguro que esa cucaracha de oro lo picó en algún lao de
la cabeza.

--Y ¿qué motivo tienes para pensar eso, Júpiter?

--Esa cucaracha tiene mu güenas patas y mu güena boca. Nunca vide un
bicho más condenao: muerde y patea tó lo que se le arrima. Amo Will la
cazó primero, pero le digo que tuvo que soltarla mu prontito. Y entonce
creo que lo mordió. A mí dió miedo la boca e la cucaracha p'agarrarla,
pero la pesqué con un peaso e papel. L'envolví con el papel y tamién
l'ise comé papel. Así jué.

--Y ¿crees entonces que el insecto picó verdaderamente a tu amo y que la
picadura lo ha enfermado?

--A mí no é que me paece.... Toy seguro. ¿Po qué soñó tanto con el oro
si no é poque lo picó el bicho de oro? Yo he oído dende antes hablá de
estas cucarachas de oro.

--Pero ¿cómo sabes que sueña con oro?

--¿Que cómo sé? Poque habla de eso cuando duerme. Po eso toy seguro.

--Bien, Júpiter, quizá tengas razón; pero ¿a qué circunstancia
afortunada debo el placer de tu visita?

--¿Qué dise, patrón?

--¿Me traes algún recado de Mr. Legrand?

--No, patrón, traigo ete paquete;--y aquí Júpiter me entregó una carta
que decía así:

QUERIDO----

¿Por qué no habéis venido en tanto tiempo? Espero que no seréis tan
bobo de ofenderos por mis pequeños arranques; no, eso no es
posible.

Desde que no os he visto tengo grandes motivos de ansiedad.

Last Page Next Page

Text Comparison with La Murdoj de Kadavrejo-Strato

Page 0
Online Distributed Proofreading Team at http://www.
Page 3
Se la mondo konsciintus pri la rutino de nia tiuloka vivado, gxi nin taksintus frenezuloj--kvankam, eble, frenezuloj de senminaca karaktero.
Page 5
" Estas malmultaj homoj kiuj en lauxhazarda vivmomento ne elektis distrigxi rememorante la pensaditineron ilin kondukintan al apartaj opinioj.
Page 6
tro strecxis maleolon, ekestigis gxenitan aux pauxtan mienon, murmuretis kelkajn vortojn, turnigxis por rigardi la amason, tiam antauxeniris silente.
Page 7
Granda hxaoso malbeligis la apartamenton: rompitaj kaj flankenjxetitaj mebloj kusxis dise cxirkaux la tuta cxambro.
Page 8
Ni citas cxi-poste cxiujn materialajn informajxojn kunigitajn.
Page 9
Ili pagis bonsalajre sxian laboron.
Page 11
Ne scipovante la Francan, intervjuigxis pere de interpretisto.
Page 12
Kiam la pordo malfermigxis, Frauxlino L.
Page 13
Ne sukcesis distingi la vortojn de la strida vocxo.
Page 14
PAUXLO DUMASO, kuracisto, depozicias ke li estis vokita cxirkauxtagigxe por kontroli la korpojn.
Page 15
Postskribo menciis tamen ke Adolfo Lebono arestigxis kaj malliberigxis, kvankam nenio sxajnis lin kulpigi krom la jam anoncitaj faktoj.
Page 16
" "Rilate al tiuj murdoj, ni mem entreprenu kelkajn kontrolesplorojn antaux ol finopinii pri ili.
Page 17
La sovagxa malbonordo de la cxambro; la kadavro suprensxovita, kapon malsupren, en la kamentubon; la terura mutilado de la kadavro de la maljunulino; tiuj konsiderindajxoj kune kun tiuj antauxe menciitaj kaj ceteraj kiujn ne necesas mencii, cxio suficxis paralizi la potencojn, nepre kulpiginte la memlauxditan _sagacecon_, de la registaraj agentoj.
Page 18
Mi jam menciis lian abstraktan manieron en tiaj momentoj.
Page 20
La unua fenestro trovigxis en sekura, de interne fermita stato.
Page 21
Mi rimarkis tamen ke la sxutroj de la kvara etagxo estis de tiu aparta speco kiujn Parizaj cxarpentistoj nomas _ferrades_--speco malmulte uzata hodiaux sed ofte vidataj sur ege malnovaj domegoj de urboj Liono kaj Bordozo.
Page 22
" Instigite de tiuj vortoj, svaga kaj duonforma koncepto pri la voldirajxo de Dupino traflugetis mian menson.
Page 29
La tuta agadaro efektivigxis en malpli ol unu minuto.
Page 30
Suficxas al mi esti venkinta lin en lia propra kastelo.