Cuentos Clásicos del Norte, Primera Serie

By Edgar Allan Poe

Page 0

...produced from images available at The Internet Archive)








...

Page 1

... _En preparación_

...

Page 2

... PATRIA
...

Page 3

... de la
...

Page 4

..._Tales of the Grotesque and
Arabesque_ (1840).

[Illustration: Ritrato de Edgar Allan Poe]




SUMARIO

...

Page 5

...MORGUE ...

Page 6

...probablemente atribuiría gustosa al nuevo mundo más
bien que al antiguo. En las dos historietas que...

Page 7

...en la traducción; a decir verdad,
es positivamente mejor escritor en el francés de Baudelaire que...

Page 8

...su sistema
como escritor. Aunque se refiere a sus versos, la explicación es exacta
también con respecto...

Page 9

...lo que he
explicado anteriormente la respuesta aquí es también evidente:--_Cuando
se combina más estrechamente con la...

Page 10

...la vida misma: no ofrecía más
solución que descarríos y muerte. Para el norteamericano de hoy...

Page 11

...sus demás obras, pero hemos dicho
ya bastante probablemente para indicar la razón por la cual...

Page 12

...sino
castigar con impunidad. No se repara un agravio cuando la reparación se
vuelve en contra del...

Page 13

...después de cubrir mi
rostro con una máscara de seda negra y ceñir estrechamente a mi...

Page 14

...lacessit._

--¡Bien!--exclamó.

El vino chispeaba en sus ojos, y los cascabeles vibraban. Mi propia
fantasía se exaltaba con...

Page 15

...instante más, y le había yo encadenado
contra el granito. Había dos anillos de hierro a...

Page 16

...Terminaba casi la última, la
undécima; faltaba colocar una piedra solamente y la argamasa para
asegurarla. Luchaba...

Page 17

...durante el
verano por los fugitivos del polvo y las fiebres de Chárleston, puede
encontrarse en verdad...

Page 18

...entré. Un buen fuego
ardía en el hogar. Era una novedad que nada tenía por cierto...

Page 19

...yo en mi sitio junto al fuego, pues aun sentía frío.
Cuando terminó su trabajo me...

Page 20

...el papel con enfado y estaba visiblemente a punto de estrujarlo
y arrojarlo al fuego cuando...

Page 21

...una pizarra con lo número má raros que se ha vito. Le
digo a uté que...

Page 22

... Necesito deciros algo, pero apenas sé en qué forma podría hacerlo...

Page 23

...a la vela. Empujados por brisa
poderosa y favorable arribamos pronto a la pequeña ensenada al...

Page 24

...alteración.

--Pero podéis estar enfermo aun sin tener fiebre. Permitidme recetaros
por esta vez. En primer lugar,...

Page 25

...canal que separaba la isla y, ascendiendo las
colinas de la playa del continente, seguimos en...

Page 26

...la sumisión.--Siempre la paga el pobre
negro viejo. Yo lo dije sólo de juego. ¿Que le...

Page 27

...rama seca, Júpiter?--interrogó Legrand con voz
trémula.

--Sí, patrón; etá seca como tranca e puerta. Como que...

Page 28

...de la calavera etá al mimo lao que la
mano isquierda de la calavera? Poque no...

Page 29

...en su
mente por el hallazgo del escarabajo o, quizá también, por la
obstinación de Júpiter en...

Page 30

...palabras entre sus dientes
apretados.--¡Infernal negro bellaco! ¡Habla, te digo! ¡respóndeme al
instante sin superchería! ¿Cuál, cuál...

Page 31

...el resultado de un juego o
de un capricho, pero ahora asumía tono más grave e...

Page 32

...brazos
permaneció así como saboreando la voluptuosidad de un baño. Al cabo, con
un profundo suspiro, exclamó...

Page 33

...cuales jamás habíamos visto antes
ningún ejemplar. Había varias monedas muy grandes y muy pesadas, y...

Page 34

...la apariencia de papel, y yo había creído al principio que
lo era; pero cuando quise...

Page 35

...lugar estudié la forma en
que el pergamino había llegado a mi poder. El sitio en...

Page 36

...de poca monta rara vez se consignan en
pergamino, puesto que no se adapta tan bien...

Page 37

...por medio de las cuales es posible escribir sobre
papel o vitela en forma de que...

Page 38

...certidumbre; pero ¿querréis creer que las
necias palabras de Júpiter de que el insecto era de...

Page 39

...vasija en un brasero de carbón
encendido. Pasados algunos minutos, cuando la vasija estuvo del todo
caliente,...

Page 40

...ante los ojos. El
equívoco con la palabra _Kidd_ es apreciable solamente en inglés. A no
ser...

Page 41

... 1 "

Ahora bien, en inglés la letra...

Page 42

...la primera _t_, pues recorriendo el alfabeto
entero en busca de una letra que se adapte...

Page 43

... " " g
4 ...

Page 44

...final de una frase que
naturalmente requiriese un punto o una pausa, inclinaríase más bien a
trazar...

Page 45

...tuve la menor duda de que aquel era el "asiento del diablo" a que
aludía el...

Page 46

...del Obispo?"

--Bien; anoté cuidadosamente los detalles del árbol y regresé a la casa.
Apenas abandoné el...

Page 47

...sólo resta un punto por dilucidar. ¿Qué hemos
de creer con respecto de los esqueletos hallados...

Page 48

...a nuestra capacidad. Era muy posible,
reflexionaba yo, que simplemente un arreglo diverso de los detalles...

Page 49

...en un lapso de varias centurias por la consiguiente transmisión
directa de padres a hijos del...

Page 50

...criado que me aguardaba tomó mi caballo, y yo
penetré bajo la gótica arquería del vestíbulo....

Page 51

...de palidez cadavérica; grandes ojos incomparablemente húmedos y
luminosos; labios algo delgados y muy descoloridos, pero...

Page 52

...las flores le oprimía; la luz más débil
torturaba sus ojos; y sólo le era dado...

Page 53

...sus enflaquecidos dedos entre los cuales brotaban
lágrimas apasionadas.

La enfermedad de Lady Mádeline había burlado largo...

Page 54

...la contemplación de las tétricas, en verdad, pero demasiado
concretas imágenes de Fuseli.

Una de las fantásticas...

Page 55

... como alado perfume escapó.

Peregrinos transeuntes de...

Page 56

...se relacionaba
(como aludí anteriormente) con las piedras grises de la casa de sus
antepasados. Las condiciones...

Page 57

...de la situación lejana y a la intemperie que
ocupaba el cementerio de la familia. No...

Page 58

...Su manera de
ser cambió enteramente. Olvidaba o descuidaba sus ocupaciones
ordinarias. Vagaba de pieza en pieza...

Page 59

...lámpara en la mano. Su semblante mostraba palidez
cadavérica como de costumbre, pero había además cierta...

Page 60

...encontrara momentáneo alivio--pues que la historia de los
desórdenes mentales está llena de anomalías semejantes--en las
descabelladas...

Page 61

... un palacio de oro, pavimentado de plata; y pendiente del muro
...

Page 62

... encanto que allí residía, empujó el cuerpo de la fiera lejos de su
...

Page 63

...si la energía sobrehumana de su enunciación hubiese tenido el poder
de un conjuro, los enormes...

Page 64

...imposible
rememorarlo ahora porque, en realidad, la personalidad de mi amada, su
raro talento, el sereno y...

Page 65

...corriente que se nos ha
enseñado falsamente a admirar en las clásicas obras del paganismo. "No
existe...

Page 66

...ligeramente irregular, eran
de igual color. Lo que encontraba yo de "extraordinario" en los ojos de
Ligeia...

Page 67

...cuenta también de este sentimiento. Me he
sentido lleno de su fuerza al escuchar ciertos sones...

Page 68

...el caótico mundo de las
investigaciones metafísicas en que me ocupaba con gran interés durante
los primeros...

Page 69

...el amor debía reinar con pasión extraordinaria.
Pero sólo en su muerte me impresionó plenamente la...

Page 70

...Con su Fantasma siempre perseguido
por una muchedumbre que jamás lo alcanza,
...

Page 71

...no es vencido por los
ángeles, ni siquiera por la muerte completamente, sino en razón de...

Page 72

...conexión alguna en su caprichoso arreglo,
que pudiera contribuir a que se conserve en la memoria....

Page 73

...al dar la vuelta en la cámara, veíase
rodeado el visitante de una sucesión interminable de...

Page 74

...había dominado
su naturaleza hasta el punto de que era imposible combatirlo con medios
humanos, observé también...

Page 75

...sus labios, vi (o quizá soñé que veía), vi caer dentro del
recipiente, como de algún...

Page 76

...el cadáver. Muchos minutos transcurrieron, sin embargo, antes de
que se presentara ninguna circunstancia que pudiese...

Page 77

...humedecí sus sienes y sus manos, e hice uso de
todos los medios que la experiencia...

Page 78

...un desorden
insensato en mis pensamientos, un tumulto imposible de aplacar. ¿Podía
ser, en verdad, la _viviente_...

Page 79

...a los repentinos impulsos de frenesí o desesperación
de los que se hallaban dentro. La abadía...

Page 80

...del techo. No se veía luz de ninguna
clase que emanara de arañas o bujías dentro...

Page 81

...príncipe había dirigido personalmente, en su mayor parte, la
decoración fantástica de las siete cámaras, con...

Page 82

...muchas personas advirtieran
la presencia de un enmascarado que no había llamado hasta aquel momento
la atención...

Page 83

...y deliberado paso,
se aproximó al que hablaba. Pero, debido al desconocido pavor que la
insensata arrogancia...

Page 84

...Las apreciamos puramente en sus efectos. Sabemos,
entre otras cosas, que cuando se poseen en capacidad...

Page 85

...esfuerzo intelectual. Privado de los recursos ordinarios, el
analizador se arroja sobre el espíritu de su...

Page 86

...si la persona que la levanta puede hacer otra
en el mismo palo. Reconoce la jugada...

Page 87

...de familia que él me había relatado con aquel candor con que
los franceses acostumbran entregarse,...

Page 88

...y no vacilaba en confesar el placer que
aquello le proporcionaba. Jactábase ante mí, con risa...

Page 89

...asombráis! No conozco ningún frutero.

--El hombre que tropezó con vos cuando entrábamos a esta calle,...

Page 90

...que van
confirmándose las vagas conjeturas de este noble griego acerca de la
reciente cosmogonía de las...

Page 91

...escaleras
del primer piso, pudieron escucharse dos o más voces ásperas...

Page 92

...la
hija que había sido lanzada cabeza abajo, haciéndose penetrar a
...

Page 93

...sostenerse. Decíase
que tenía dinero ahorrado. Nunca encontró a otras personas...

Page 94

... de las tres de la mañana, y encontró a la puerta veinte...

Page 95

...que quien
hablaba era un italiano. Conocía a Madame L. y...

Page 96

... Entonces él se inclinó y partió. No vió a nadie en la calle en...

Page 97

... minuciosidad. Las chimeneas se barrieron de arriba abajo con
...

Page 98

... la parte de atrás por donde pudiera haber escapado el asesino
...

Page 99

...separada del tronco cuando la vió el testigo, y mostraba asimismo
...

Page 100

...pero al dedicarse a ellos especialmente, perdía de vista el
tema en conjunto. Así sucede con...

Page 101

...los agentes de guardia. Subimos al aposento donde se había
encontrado el cuerpo de Mademoiselle L'Espanaye,...

Page 102

...está en razón
directa de su insolubilidad a los ojos de la policía.--

Miré de hito en...

Page 103

...respecto a la voz
chillona, la peculiaridad consiste, no en que estuvieran en desacuerdo,
sino en que...

Page 104

...No
es mucho aventurar si aseguramos que ninguno de nosotros cree en
acontecimientos sobrenaturales. Madame y Mademoiselle...

Page 105

...punto en que debía probarse
que la imposibilidad aparente no existía en realidad. Comencé a
deducirlo así...

Page 106

...y la cabeza, con cerca de una pulgada de
punta quedó entre mis manos. El resto...

Page 107

...de audacia, podía efectuarse la entrada
por la ventana escalando el pararrayos. Una vez llegado a...

Page 108

...mil
francos en oro para embarazarse con un paquete de trapos? El oro se
había abandonado. Casi...

Page 109

...anciana no solamente se
había cortado, sino que la cabeza estaba separada por completo del
tronco: el...

Page 110

...de un apretón firme y fijo.
No hay el menor _deslizamiento_ aparente. Cada dedo ha conservado,
probablemente...

Page 111

...intereses marítimos y muy buscado por los marineros, le
traerá verosímilmente a nuestra morada.--

Alargóme un papel...

Page 112

...anunciador me designa como dueño del animal. No sé hasta
qué punto puedan llegar sus datos...

Page 113

...luego una pistola de su
pecho y la colocó sobre la mesa sin la menor precipitación.

El...

Page 114

...en mano, se hallaba sentado frente
al espejo ensayando la operación de afeitarse en que probablemente
sorprendió...

Page 115

...hecho mención, y que habían rodado hasta el
medio del aposento. Estaba abierta, y su contenido...

Page 116

...dueño,
que obtuvo por él una fuerte suma en el Jardin des Plantes. Le Bon fué
puesto...

Page 117

...mis padres condescendían
con esta inclinación procurándome gran diversidad de favoritos, a los
que consagraba la mayor...

Page 118

...una de mis guaridas habituales en la ciudad, se me ocurrió que el
gato evitaba mi...

Page 119

...de mis ojos
y el remordimiento más amargo que laceraba mi corazón; lo ahorqué
_porque_ sabía que...

Page 120

...acerca del hecho sorprendente que acabo de manifestar, no
dejó por ello de hacer profunda impresión...

Page 121

...aversión por el animal fué el
descubrimiento, a la mañana siguiente de haberle traído a casa,...

Page 122

...día ni de noche volví jamás a saborear la bendición del descanso!
¡Durante el día la...

Page 123

...en uno de los muros una protuberancia causada por
cierta falsa chimenea u hogar que se...

Page 124

...conmovió. Mi corazón latía tranquilamente
como el de aquel que duerme en la inocencia. Paseé la...

Page 125

...manera alguna a la
inmensidad, la sublimidad y la inescrutabilidad de...

Page 126

...en la gran provincia de Nordland, y en
el funesto distrito de Lofoden. La montaña sobre...

Page 127

...manera que no pudimos ver el mar hasta que se ofreció de un
golpe a nuestros...

Page 128

...el más detallado entre
todos, no procura la concepción más débil de la magnificencia y horror
de...

Page 129

...claramente que el fondo está formado de agudas
rocas entre las cuales se estrellan los objetos...

Page 130

...acogida a
este respecto por los noruegos, no era la suya, sin embargo. Como
primera proposición declaró,...

Page 131

...la noche al
ancla a causa de calma chicha, lo que es raro, en verdad, en...

Page 132

...parte del Ström en el
intermedio de calma de las mareas, que sabíamos tendría lugar a...

Page 133

...como decía, y todo ese
tiempo retenía yo el aliento sujetándome en la argolla. Cuando no...

Page 134

...no pude hacerle entender una sola palabra, a pesar de que
gritaba en sus oídos con...

Page 135

...rodea siempre al remolino; y yo
pensaba, por supuesto, que un momento más nos precipitaría en...

Page 136

...aquella
zona. Corrimos en redondo quizás una hora, volando más que flotando, y
acercándonos gradualmente al centro...

Page 137

...las nubes que antes he descrito, bañaban en un
torrente de gloria dorada los negros muros...

Page 138

...sentencia. Comencé entonces a observar con extraño interés
los numerosos objetos que flotaban en nuestra compañía....

Page 139

...me explicó también, aun cuando después haya olvidado la
explicación, cómo lo que yo observé era...

Page 140

...violentos. Desaparecieron poco a poco la espuma
y el arco iris; y el fondo del abismo...